Categorías
Uncategorized

Straight Up- Luis J

Protagonistas de la película, Todd (James Sweeney) y Rory (Katie Findlay). (Suministrada)

por: Luis J. Cruz

Modesto homenaje a Pauline Kael

James Sweeney- director, productor y actor

Katie Findlay -co-protagonista

Hoy, como ejemplo del deterioro cultural de este siglo y como sutil y cariñoso rechazo a la “generación del vacío” (como le llamara a los Milenios, un filosofo francés), me toca iniciar (acompañado del educado ojo crítico del amigo Raúl Garriga) esta sección con unos comentarios sobre una película, escogida al azar, titulada “Straight Up” para cuyo título no he encontrado traducción que me convenza.

James Sweeney (su joven director) proviene de las filas del cortometraje. Su corto “Normal Doors” contiene la génesis “filosófica” de su primer largometraje y no deja de ser un elogio a su consistencia y determinación. Casi siete años de su apurada juventud le tomó el poder ver en la pantalla grande (y en la pequeña también) los resultados del psicoanálisis al que se somete, de manera subrogada, a través del protagonista (Todd), papel que desempeña el mismo director.

La historia es simple pero curiosamente asexuada en términos visuales. Sucede en este apurado siglo y trata del conflicto de un joven gay con su sexualidad. En la búsqueda de un YO que lo elude encuentra a Rory; la chica (vieja formula cinematográfica). La pulida actuación de la joven canadiense Katie Findlay, da vida a un personaje que queda excelentemente descrito por una de sus frases: “Los Milenialls sobre-compartimos porque somos la generación más impía, por eso confesamos todo en las redes sociales; es una forma de aferrarnos a algún tipo de permanencia”. Rory es la perfecta contrafigura para Todd.

Ambos cultivan un diálogo cargado de referencias literarias y cinematográficas, en rápidos disparos que pretenden ser ingeniosos y cultivados (y a veces lo son) y que resultan útiles para destacar, aun más, el vacío existencial de ambos.

La actriz canadiense, Katie Findlay. (Suministrada)

Si le añadimos la frase con la que comienza la cinta, pronunciada por el protagonista, “Desearía no tener ningún agujero; si no tuviera que preocuparme por las cosas que entran y salen de mis agujeros, la vida sería mucho más fácil,” es obvio que una neurosis generacional relacionada con la identidad sexual (y los hábitos alimenticios) arropa a este personaje y provoca nuestra compasión.

La cinta está descrita como una “comedia romántica” y la pasión por el cine de su director está mejor descrita en una de las escenas cuando Todd y Rory acuden a una fiesta donde los invitados deben ir ataviados de la misma forma que los personajes de sus películas favoritas. En este caso nuestros protagonistas escogen la pareja que formaran Paul Newman y Elizabeth Taylor en la memorable versión fílmica de “La Gata sobre el tejado de zinc caliente”, basada en una obra de Tennesse Williams y dirigida por Richard Brooks en el 1958.

Las muletas en las que se apoya Tood (rememorando las que el personaje de Newman utililzara) son una clara metáfora de su minusvalidez espiritual y del apoyo que Rory le brinda ofreciéndole una heterosexualidad que el se ve imposibilitado de aceptar.

El director y actor principal, James Sweeney. (Suministrada)

Los referentes claros del joven director, en mi opinión, son tan lejanos como evidentes: “Annie Hall” de Woody Allen (1977) y “When Harry Met Sally” de Bob Rainer (1989).

En una de las mejores escenas de la película, la madre de Todd cuyo nombre, Topanga, no está escogido al azar, le recuerda a su confundido hijo que “hay cosas en la vida que son mas importantes que la felicidad personal.” Certero epitafio para el fin de una generación.

Puntuación: Tres coquíes y medio (más que nada para su director por no abandonar sus sueños)

Categorías
Uncategorized

Straight Up- Raúl

por: Raúl Garriga
2019| Com/Rom| 1:35| USA
Director: James Sweeny (Escritor, Actor y Productor)
Actores: James Sweeny (Todd) y Katie Findlay (Rory)
Fuente: Netflix

«Baby, if you love me, please give me a smile.» Así repetía Todd en desespero por el regreso de Rory.

Todd (Sweeny) recibe ayuda profesional para la incertidumbre acerca de su sexualidad, a esta se le añade su «OCD» (Desorden Obsesivo Compulsivo) en escala mayor.

Todd y Rory (Findlay) se tropiezan en una biblioteca y florece una relación de amistad e intimidad existencial, pero no así sexual. Una y otra vez luchan y se engañan por no admitir la homosexualidad de Todd.  La esperada separación se hace realidad, pero a insistencia y ruegos de Todd logran, aparentemente llegar a una solución salomónica.

Para valorar este trabajo hay que aceptar su lenguaje; lo llamamos «bitchería californiana,» donde el recurso del sarcasmo es trillado y abusado. Técnicamente el texto/diálogo hay que permitirle respirar que exista un espacio entre ellos que no se forme una mogolla como sucede en su principio. La película va tomando un paso sosegado según se desarrolla (un acierto).

Nos lleva entonces a escenas brillantes como la visita de la pareja a casa de los padres de Todd y otras con más pena que gloria como el trillado juego de «Truth or Dare». Es posible que la multitud de roles de Sweeny le haya pasado factura.

Habiendo dicho esto, la película trata un tema universal en un entorno moderno en estilo Comedia/Romántica (Com/Rom). James Sweeny nos presenta su primer largometraje y como buen cineasta independiente se ha tenido que poner varios sombreros(para bien o para mal). Se perfila como una fuerza en la industria. Su actuación llenó su cometido. Katie Findlay (su resumé es prácticamente televisivo) merece el gran aplauso, su actuación le impregnó balance a todas y cada una de sus escenas.

Straight Up nos dio sonrisas para quererla, no para amarla.

Call Me by Your Name es una película de 4 Coquís y no están en la misma categoría.

Votación: 3 coquíes. 

Categorías
Uncategorized

Cine

ENFOQUE: Festival Internacional de Cine de Puerto Rico

Rincón International Film Festival

Categorías
Uncategorized

Matricúlate

APRENDER A HACER CINE… HACIÉNDOLO (VERSIÓN ONLINE)

Hoja de inscripción

  1. Descarga el siguiente formulario.
  2. Lee las instrucciones.
  3. Escoge un método de pago.
  4. Envíanos el formulario llenado y firmado, junto con la evidencia de pago del 50% , a nuestro correo electrónico: fundacioncine@gmail.com

http://fundacioncinepr.org/wp-content/uploads/2020/07/PRE-MATRICULA-TALLERES.pdf

Categorías
Noticias

Regresa el taller «Aprenda a hacer cine haciéndolo» de forma virtual

El exitoso taller Aprenda a hacer cine… haciéndolo regresará el próximo mes de agosto en versión en línea. Esto dará comienzo a la nueva oferta de talleres virtuales de la Fundación de Cine, respondiendo a la nueva realidad que se vive en Puerto Rico ante la pandemia del coronavirus. 

El taller comenzará a partir del martes, 25 de agosto, con el módulo Escritura de Guiones, el cual será impartido por la profesora y cineasta, Raisa Bonnet. Cada módulo tendrá sesiones de 1 hora y media, dos días en semana. Los otros módulos incluyen Dirección y Manejo de Cámara y Edición. El taller culminará con el módulo especial titulado El Reto de los Tres Minutos. El mismo consiste en una competencia en el cual cada estudiante tendrá la oportunidad de participar creando un cortometraje original de tres minutos, aplicando todo lo aprendido a lo largo del taller. Para más información sobre lo que incluye cada módulo, horarios y fechas y sobre la tallerista, ingrese aquí.

El taller está dirigido a personas de todos los niveles de conocimiento en el cine. Tanto cineastas expertxs que desean continuar con su entrenamiento y refrescar algunas destrezas como aficionadxs al cine que nunca han tenido la oportunidad de hacer cine, están bienvenidxs a matricularse.

El costo del taller será de $299 via PayPal. Les estudiantes tendrán la opción de pagar el 50% al matricularse y el otro 50% al comenzar el segundo módulo. Planes de pago disponibles. La matrícula estará abierta este próximo viernes 24 de julio.