Categorías
Uncategorized

Sorry We Missed You – Luis J

PRIME VIDEO

2019

Ken Loach – Director

Paul Laverty – Guión (Basado en la vida real)

Protagonistas:

Kris Hitchen                   Ricky

Debbie Honeywood        Abbie

Rhys Stone                      Seb

   Katie Proctor               Liza Jae

“The mass of men lead lives of quiet desperation”

Henry David Thoreau

“A movie isn’t a political movement, a party or even an article. It’s just a film. At best it can add its voice to public outrage”

Ken Loach

Cuando era más joven, pero más tonto que ahora, y hablaba de cine, pretendía marcar una diferencia entre el “panfleto” y la “obra de arte.” Así también afirmé que Orson Welles era un artista más importante que Honorato de Balzac. Ahora que los grises tienen más importancia, pero con la ingenuidad de la niñez, digo que en política soy un “centrista radical”.

La película que nos ocupa hoy es un mentís rotundo a la primera afirmación. Ken Loach se ha pasado su larga y productiva vida produciendo “panfletarias obras de arte” siendo (en mi opinión) Sorry We Missed You, la mejor.

No está solo en este logro, pues le acompaña su guionista preferido Paul Laverty y entre ambos nos cuentan esta historia de impolutos seres económicamente marginados, miembros de un núcleo familiar que, a pesar de las vicisitudes, parecen mucho mas en armonía que el estereotipado de clase media; ni hablar del de “los ricos y poderosos”.

El simple hecho de titular el filme Sorry We Missed You es la primera denuncia con que nos abofetea el director, toda vez que, de acuerdo con Loach, hemos perdido de vista a estos miembros de la comunidad humana y nos hemos convertido en peones de un capitalismo desbridado y cruel. Y he aquí el panfleto.

Por otro lado, el efecto nocivo que debería causar en las familias marginadas, la desigualdad económica y social, produce (gracias a la habilidad del Director y el Guionista, ni hablar de un reparto de actores excepcionales) una compasión y solidaridad dignos de una reflexión profunda.Y he aquí la obra de arte.

La película cuenta la historia del esfuerzo de una familia luego de la crisis financiera del 2008. (Suministrada)

Ricky es el Jefe de familia explotado por la empresa diseñada exclusivamente con el propósito de generar ganancias; Abbie, la esposa, no está lejos de trabajar para una organización similar en el área de la geriatría y cuya vocación es casi sacerdotal. Es también el tronco en que se apoyan Ricky y sus dos hijos Seb (díscolo y rebelde) y Liza Jae que a sus once años luce una madurez solo empañada por una sensibilidad excesiva, expresada a través de micciones nocturnas en el lecho que ocurren cuando escucha alteradas desavenencias familiares. Pese a todo, este núcleo familiar se mantiene unido y hace de la desesperanza el lazo que los ata.

La cita que precede esta reseña es la muy disputada de Thoreau: “The mass of men lead lives of quiet desperation” que es, de acuerdo con estudios de sicología empírica, una conclusión equivocada que ni tan siquiera corresponde con la intención del autor y que contrasta con vidas relativamente felices que vivimos la mayoría de los seres humanos. 

¿Son los miembros de esta familia un retrato fiel de la clase trabajadora en países industrializados? Nos resistimos a creerlo. ¿Son, acaso, los símbolos dramáticos de una sociedad involucionada que a golpe de conciencia ha suavizado el empuje avasallador de un sistema deshumanizador?

El hecho de que permanezcan y se queden en nuestra memoria como una “herida luminosa” es el triunfo de un cineasta que merece profundo respeto.

4.5 Coquies… ¡pudieran ser pocos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *